El proyecto de vida debe ser constante que permita la transformación y el mejoramiento pedagógico de todos los miembros de la comunidad educativa.